Publicidad Publicidad

Artículos de empresas de climatización y saneamiento

Las ingenierías se muestran optimistas aunque persisten muchos de sus problemas

por Alberto Adeva 11 de junio, 2018 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

Los ingenieros consultores se muestran en general optimistas sobre la evolución del sector de la climatización. La favorable coyuntura del mercado hace que exista más trabajo, pero algunos de los problemas que se arrastran desde hace años, como la no integración de normativas, los bajos honorarios o las barreras administrativas, no acaban de resolverse.

Los ingenieros consultores de instalaciones son una pieza clave en el engranaje del sector. Su trabajo es fundamental en el mecano que supone la construcción de un edificio o su mejora integral. Varios de ellos nos dan su opinión sobre la situación que vive la profesión.  

Antonio Carrión, ingeniero consultor, cree que el rebrote del año pasado no está teniendo continuidad este año. "Observo un pequeño frenazo, quizá la situación económica no es tan favorable en 2018 como lo fue en 2016 y 2017. Se ve obra nueva, pero más residencial que otra cosa"

Para Carrión, el ingeniero consultor "debería tener un mayor reconocimiento, ahora el trabajo se valora casi como el de una empresa instaladora".

"Los problemas del ingeniero consultor vienen derivados en muchos casos de la normativa y de su aplicación diferente en cada Comunidad Autónoma. Por otro lado, los nuevos programas informáticos tienen en algún caso una incidencia positiva, pero también hay que decir que hay mucho copiar y pegar, el ingeniero ya no piensa".

Entre los retos y desafíos de la ingeniería en España, Carrión cita "la seriedad a la hora de realizar los proyectos, de alguna forma ser más europeos. Nuestros ingenieros son creativos y trabajadores, pero quizá debamos avanzar un paso más. Y más hoy que es absolutamente necesario internacionalizarse".

Algunos problemas paracen eternos
Rafael Úrculo, de Úrculo Ingenieros, cree que el sector se encuentra "estabilizado, pero pese a que la situación económica es favorable, existen problemas que se arrastran desde los años de la crisis, como el hecho de que los sueldos en general siguen siendo bajos, al igual que sucede con los honorarios en el sector de la ingeniería".

Según Úrculo, el segmento de la rehabilitación sigue siendo primordial, pero lo achaca también a que en parte "se está especulando con el suelo".

En su opinión, la normativa "condiciona cada vez más, casi siempre para mal, el trabajo de los ingenieros consultores". "Existe normativa europea que a veces no se transpone o se hace regular, luego existe una interpretación normativa de cada Comunidad Autónoma o de cada Ayuntamiento, lo que complica mucho nuestro trabajo".

"En mi opinión, el sector no necesita ayudas externas para dinamizarse, solo habría que dejar trabajar, poner orden en los aspectos normativos y exigir más control de calidad a las ingenierías".

"El nivel de las ingenierías en España es muy bueno, existe interés por la innovación. Pero el reto sería seguir mejorando y que te paguen por lo que haces".

Úrculo tiene dudas sobre el factor de la internacionalización, que exige "tener tamaño". "Si no es así, te encuentras con problemas legales y financieros".

Para Pedro Aguilera, de Aguilera Ingenieros, "sigue habiendo un exceso de oferta y una caída de precios que perjudica la calidad. Sigue sin haber suficiente trabajo en España, hay que salir fuera".

Aguilera pone en cuestión que la mejora de la situación económica tenga un reflejo en el sector de las ingenierías. "Seguimos sin apenas notarlo. Es posible que se pueda empezar a notar si se mantuviese la estabilidad política y administrativa local, que no es el caso actual".

"Los problemas que nos encontramos son los bajos costes de las honorarios en las adjudicaciones, la eliminación de barreras administrativas y la dispersión de la legislación, el escaso valor de la propiedad intelectual y el agravamiento de la responsabilidad civil", añade. "Hay que tomar conciencia de la necesidad de pagar por un buen proyecto. Y a medio plazo debemos batallar por la calidad, la mejor inversión es un buen proyecto y eso requiere pagarlo. También es necesaria la adaptación a nuevas herramientas de diseño".

Para Aguilera, no es negociable el hecho de salir de España. "Es algo necesario", remata.

Más información: número 32 (marzo-abril 2018) de Tecnoinstalación.

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus