Publicidad Publicidad

Artículos de empresas de climatización y saneamiento

Rincón Técnico de Giacomini: sistemas radiantes, bombas de calor y sistemas VMC para casas y apartamentos

7 de septiembre, 2020 Reportajes comentarios Bookmark and Share
< Volver

Giacomini cuenta con la opinión de Matteo Pastore, del departamento de R&D de Giacomini sobre las ventajas de un sistema radiante combinado con bomba de calor y ventilación mecánica.

En las casas antiguas que se van a renovar, el sistema de calefacción más común es de radiadores combinados con una caldera, a menudo alimentada con gas. Además, en el caso de muchos edificios residenciales pequeños, esta caldera todavía está centralizada. Estas soluciones de agua caliente aumentan el consumo y no ofrecen un confort termo-higrométrica uniforme.

Por esta razón, cuando se decide renovar y reconstruir un edificio también se debe intervenir en los sistemas energéticos, reemplazando la caldera y los radiadores con sistemas más modernos y eficientes, como la calefacción por suelo o techo.

Pero, ¿qué soluciones elegir cuando nos encontramos con espacios pequeños y de bajo espesor? Le preguntamos a Matteo Pastore, ingeniero del Equipo de Investigación y Desarrollo de Giacomini, quien explicó por qué es conveniente optar por el sistema de panel radiante combinado con la bomba de calor y la ventilación mecánica con deshumificación.

Ing. Pastore, cuando decide reconstruir los sistemas de una casa o un departamento pequeño, reemplazándolos con paneles radiantes, uno de los problemas más comunes es el espacio limitado. ¿Cuáles son las soluciones más adecuadas para este tipo de intervención?
Pastore: “por lo general, cuando se elimina el piso existente, se pueden recuperar 4 o 5 centímetros, lo que es un espesor muy bajo para instalar un piso radiante tradicional. Para esto, Giacomini ha desarrollado Spider y Spider Slim, el sistema de muy bajo espesor que en solo dos centímetros le permite climatizar cualquier tipo de edificio: desde oficinas, hasta tiendas, desde empresas hasta casas individuales o apartamentos pequeños.

Spider es fácil de instalar y utiliza los mismos componentes que se usan en los sistemas tradicionales: un colector con medidores de flujo junto con el tubo multicapa PEX de 17 mm o 16 mm, o tubos de 12 mm en caso del Spider Slim. Las tuberías, en lugar de estar alojadas en un panel de poliestireno estándar, se colocan en una malla de polipropileno moldeada tridimensional de alta resistencia - de solo 22 mm de altura en la versión Spider o 15 mm en la versión Spider Slim. La tubería, insertada directamente en la malla, permite espesores reducidos ideales para renovaciones, así como baja inercia térmica”.

Además de la posibilidad de poder intervenir en un espacio pequeño, ¿qué beneficios hay desde un punto de vista estético y de calidad del aire interior?
Pastore: “Dado que el sistema de piso o techo se calienta y enfría por radiación, no hay corrientes de aire dentro de las habitaciones y, en consecuencia, no se crean esos desagradables restos grises de polvo en las paredes sobre los radiadores. Además, con el sistema radiante es posible garantizar la misma sensación de confort manteniendo la temperatura del aire un par de grados más baja en invierno, en comparación con los sistemas tradicionales. Por lo tanto, el ambiente es más saludable desde el punto de vista termohigrométrico y más eficiente desde el punto de vista energético. De hecho, al limitar la diferencia de temperatura del aire entre el entorno interno y externo, se reducen las pérdidas de calor”.

Sistema radiante, bomba de calor y VMC: la solución para tener altos estándares de eficiencia energética.

Para lograr altos estándares de eficiencia energética, también se deben instalar la bomba de calor y los sistemas de ventilación mecánica controlada (VMC). ¿Cómo trabajan?
Pastore: “La bomba de calor se puede combinar perfectamente con el piso o techo radiante y, para optimizar su funcionamiento, funciona a un máximo de alrededor de 40 grados, una temperatura más que suficiente para explotar completamente los dos sistemas. El VMC es una máquina que permite el intercambio de aire dentro de los edificios de forma controlada. Es decir, la variación de los caudales de aire se gestiona mediante un sistema de regulación. El VMC también integra un intercambiador de calor de muy alta eficiencia en el interior, en este componente el intercambio de calor tiene lugar entre el flujo de aire limpio que proviene del exterior y el flujo de aire viciado aspirado desde la propia casa.

Los tres elementos, sistema radiante, bomba de calor y VMC trabajan en sinergia. Si también se opta por la refrigeración de verano, simplemente se agregue el deshumidificador dentro del sistema VMC. En resumen, en la misma máquina que intercambia aire en invierno, se integra un componente adicional que proporciona control de humedad en el ambiente en verano, además del intercambio de aire. La interfaz para el cliente final sigue siendo el clásico termostato de ambiente en el que se establece la temperatura y el nivel de humedad deseados, el sistema de control de temperatura gestionará los sistemas de forma segura".

¿Dónde están instalados los cuerpos de ventilación mecánica?
Pastore: "Dentro de los falsos techos o en cavidades hechos adecuadamente, por lo que el único elemento externo visible son las rejillas con las entradas o salidas para el aire viciado. Los respiraderos suelen estar ocultos en los velos del techo, de esta forma los sistemas se vuelven completamente invisibles y se integran perfectamente en el edificio".

En resumen, ¿por qué son útiles las tres soluciones combinadas en pequeños edificios residenciales?
Pastore: “El sistema radiante garantiza el máximo confort en la habitación, no está abarrotado y ofrece la máxima libertad arquitectónica. Por ejemplo, recientemente hemos intervenido en dos ‘trulli’ en Puglia – una construcción rural clásica de la región de Apulia – donde hemos instalado paneles radiantes para calefacción y refrigeración. Además, al tener que dejar expuesto el típico techo cónico, el sistema de ventilación mecánica controlada ha sido diseñado específicamente para alojar las tuberías en el piso. La combinación de soluciones también garantiza más comodidad, se instala rápidamente, funciona a bajas temperaturas y se combina perfectamente con las nuevas tecnologías que le permiten ahorrar energía.

El piso radiante tiene una temperatura de suministro que varía de 35 a 45 grados como máximo, el techo es aún más eficiente porque funciona por debajo de 40 grados, mientras que un radiador o fan coil, para calentarse, requiere una temperatura del agua de 60 grados o superior. La diferencia es enorme. Además, si utiliza la bomba de calor, se puede combinar con un sistema fotovoltaico, una opción que hace que todo el paquete sea aún más sostenible, tanto ambiental como económicamente".

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus