Publicidad Publicidad

Noticias y actualidad sobre empresas de climatización y saneamiento

Los sistemas ECO-G de Panasonic proporcionan un ahorro de un 70% de la energía en el hotel Vincci Gala

20 de noviembre, 2014 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

El nuevo hotel de la cadena Vincci en Barcelona, diseñado por TBI Architecture & Engineering, con la colaboración de las Ingenierías de Instalaciones de Grupo IPI y EMG, consigue ser un referente en clasificación energética orientando tanto su arquitectura como sus materiales y los sistemas de climatización hacia la máxima eficiencia energética.

El Hotel Vincci Gala es un hotel de 4* ubicado en un antiguo edificio señorial datado del año 1914, en Barcelona. El edificio dispone de 78 habitaciones y algunas zonas comunes como restaurante, salas de reuniones, terrazas y un bar. 

El diseño arquitectónico del proyecto estuvo marcado por las premisas del Departamento de Patrimonio de l’Ajuntament de Barcelona de conservar la fachada y la escalera interior de mármol blanco, y la propia voluntad de recurrir a un diseño que evocara al pintor Dalí debido al nombre con el que se bautizó el hotel, Vincci Gala, en referencia a la esposa y musa del pintor surrealista.

A nivel de sostenibilidad, el proyecto intentó aprovechar todas las posibilidades para crear un hotel con la máxima eficiencia energética. Como uno de los puntos con más repercusión en el consumo de energía de un hotel es la generación del agua caliente sanitaria (ACS), TBI y las Ingenierías encargadas del proyecto, propusieron un sistema innovador de cogeneración a base de 3 equipos de bomba de calor con motor accionado a gas natural (ECO-G) y 5 unidades de VRF eléctrico (ECO-i), todos de Panasonic. Para la elección de estos sistemas, se dividió el edificio en dos grupos; zonas con frío y calor simultaneo para las habitaciones y zonas nobles con sistemas a dos tubos. La potencia total instalada es de 342 kW, de los cuales 185 kW corresponden a unidades accionadas eléctricamente (ECO-i) y 157 kW con unidades con motor accionado a gas natural (ECO-G) que aprovechan el calor residual generado por el motor endotérmico para producir ACS de forma gratuita.

Con los sistemas de cogeneración de ECO-G, el intercambiador de calor se aprovecha del calor producido por el motor para la generación del agua caliente sanitaria, en un 95% en el caso del Vincci Gala. Además, según los cálculos realizados comparándolo con un edificio de las mismas características, el Vincci Gala consigue una notable reducción del consumo de energía ahorrando hasta el 70% de energía y reduciendo su consumo de 503,8 a 144,5 kW h / m2 año.

Una de las ventajas de los sistemas ECO-G o mixto ECO-i y ECO-G es la justificación para la exención de paneles solares térmicos. Al estimarse un funcionamiento medio de 11 horas diarias de las unidades ECO-G para las zonas nobles tales como recepción, cafería y restaurante, el 100% de las necesidades para la producción de ACS quedan cubiertas. Con esta hipótesis de cálculo, se dejan de emitir 19.7 toneladas de CO2 al año comparado con una instalación solar térmica, o 53,7 toneladas de CO2comparado con otros sistemas posibles para la concesión de etiqueta ecológica.  

Con este tipo de instalaciones, el bajo consumo energético del Vincci Gala ha conseguido la clasificación energética “A”, siendo uno de los primeros hoteles en Barcelona con dicha clasificación.

La gran ventaja del sistema ECO G, a diferencia de la clásica bomba de calor eléctrica, es que utiliza un motor de combustión interna para proporcionar la compresión mecánica necesaria en el circuito frigorífico. Y el circuito de refrigeración de agua de este motor es el que juega un papel clave en la solución térmica integral del edificio ya que el calor residual se considera energía renovable y puede recuperarse para cubrir la demanda de agua caliente sanitaria (ACS).

La recuperación de ACS que aporta la bombas de calor a gas es suficiente para cumplir la cobertura mínima exigida por el Código Técnico de Edificación y, por lo tanto, elimina la necesidad de incorporar una instalación solar térmica, con el ahorro de espacio y reducción de instalación que esto implica. La cubierta liberada queda disponible para cualquier otro uso, requiriéndose solamente el espacio para las bombas de calor y la caldera de apoyo. De esta manera todos los elementos que emplean gas natural se encuentran en cubierta donde la ventilación es total y queda minimizado el riesgo que pudiera ocasionar cualquier tipo de fuga.

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus