Publicidad Publicidad

Noticias y actualidad sobre empresas de climatización y saneamiento

¿Cuáles son las cinco claves para entender las auditorías energéticas obligatorias en empresas?

8 de abril, 2016 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

A partir de ahora las grandes empresas y grupos de sociedades deberán someterse a una auditoría energética cada cuatro años. Así se desprende del Real Decreto 56/2016, por el que se transpone la Directiva 2012/27/UE, publicado en el BOE el pasado 13 de febrero.

Para adaptarse a la nueva norma, aquellas compañías que no cuenten con un sistema de gestión energético/ambiental -certificado por un organismo independiente que incluya una auditoría energética conforme a las directrices del Real Decreto-, deberán someterse a una auditoría energética antes del 14 de noviembre de 2016. Todas las auditorías deberán cubrir, al menos, “el 85 por ciento del consumo total de energía final del conjunto de las instalaciones ubicadas en el territorio nacional”.

1. ¿Qué beneficios tiene esta medida?
Según los expertos de Remica Servicios Energéticos, gracias a las auditorías energéticas, las empresas serán más conscientes de cómo pueden sacar el máximo partido a su consumo energético y evitar así ineficiencias. Las medidas sugeridas en la auditoría, que se aplicarán o no en función de lo que decida cada empresa, podrían mejorar significativamente la rentabilidad de las compañías.

2. ¿Es una medida costosa?
Dado que cada compañía tiene unas características únicas, el coste variará ya que las auditorías energéticas deberán adaptarse a la configuración propia de cada organización. Lo normal es que con la implantación de algunas de las medidas energéticas recomendadas, el coste de la auditoría se vea más que compensado.

3. ¿Están obligadas todas las empresas a realizar auditorías energéticas?

No. Quedan excluidas del ámbito de aplicación, las microempresas, y pequeñas y medianas empresas (PYMES).

Las empresas que sí están obligadas son aquellas que cumplan al menos dos ejercicios consecutivos con la condición de gran empresa, es decir, aquellas que “ocupen al menos a 250 personas o las que, aun sin cumplir dicho requisito, tengan un volumen de negocio que exceda de 50 millones de euros y, a la par, un balance general que exceda de 43 millones de euros”. También es obligatorio para los grupos de sociedades, definidos según lo establecido en el artículo 42 del Código de Comercio.

4. ¿Auditores energéticos internos o externos?
Para realizar las auditorías, las compañías podrán contratar a auditores energéticos externos debidamente cualificados o determinar realizarlo con técnicos cualificados de la propia empresa, “siempre que no tengan relación directa con las actividades auditadas y pertenezcan a un departamento de control interno”. En cualquier caso, el técnico deberá haber recibido y superado un curso teórico y práctico de conocimientos específicos de auditorías energéticas impartido por una entidad reconocida por el órgano competente de la comunidad autónoma.

5. Tras la auditoría, ¿debo poner en marcha las medidas sugeridas?
Cuando las compañías observen que el ahorro energético que pueden alcanzar les beneficia económicamente y les ayuda a ser más competitivas es probable que muchas de las medidas sugeridas en la auditoría energética se pongan en marcha.

Contar para ello con la experiencia de empresas de servicios energéticos (ESEs) supone un plus de garantía para las compañías ya que las ESEs se ocupan de conseguir los objetivos de ahorros y de garantizar el correcto funcionamiento de las instalaciones, comprometiéndose a cobrar solo los precios pactados, cueste lo que cueste proporcionar el servicio. Su cuenta de resultados depende de lograr la mayor eficiencia energética de las instalaciones.

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus