Publicidad Publicidad

Artículos de empresas de climatización y saneamiento

"La energía solar térmica es una tecnología madura y que funciona, con un sector preparado para el desarrollo correcto de instalaciones"

12 de mayo, 2020 Entrevistas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Director General de ASIT y Coordinador de SOLPLAT, Pascual Polo explica en esta entrevista la tarea que desarrolla la asociación y la coyuntura que atraviesa la industria de la energía solar térmica. "Nos encontramos ante un sector estable, consolidado y a la vez en búsqueda de nuevos nichos de mercado como el industrial y las redes de calor, más allá del sector residencial y el sector terciario", explica. Y cree que se trata de un mercado de enorme potencial. "Las renovables térmicas están siendo infravaloradas respecto a su potencial", afirma.

En la actualidad y desde 2004, Pascual Polo es Director General de ASIT, y desde 2016 el Coordinador de la oficina técnica de la Plataforma Tecnológica de Energía Solar Térmica de Baja Temperatura, SOLPLAT.

Anteriormente desempeñó el cargo de Secretario General de la Asociación de Fabricantes e Instaladores de Energía Solar de Andalucía, HELIOS.

Polo ha colaborado en diversos estudios de energía solar térmica, con más de 300 artículos en prensa especializada y participado en más de 150 conferencias como ponente en congresos, cursos y jornadas divulgativas, algunas de ellas fuera de España (Austria, Alemania, Italia, Francia, Bélgica, China, Túnez, Jordania, México, etc.).

Es Licenciado en Derecho, Master de Abogacía y Master de Marketing.

¿Explíquenos brevemente cuál es el trabajo que desarrolla ASIT?
Ostento la representación de la Asociación ante terceros, por delegación del Presidente, contribuyendo activamente a la realización del potencial de la energía solar térmica. Procuro que ASIT sea el lugar de encuentro de las empresas del sector solar térmico de baja temperatura en todo el territorio español, aconsejando y poniendo en práctica programas de apoyo al sector, apoyando a sus miembros con las instituciones, programas y políticas que conciernan al sector, y desarrollando instrumentos que aumenten la confianza de consumidor y la calidad de producto.

¿Cuál es en su opinión la situación en que se encuentra la energía solar térmica en nuestro país? ¿Y en comparación con otros países de nuestro entorno?
La situación de la energía solar térmica en España está muy ligada a la evolución del mercado de la construcción de viviendas, sujetas al cumplimiento del Código Técnico de la Edificación, y en los últimos años hemos notado una mejora considerable respecto a los peores años del comienzo de esta década.
El último ejercicio 2019 ha cerrado con más de 106.000 viviendas iniciadas, 6.000 más que el año anterior, y cerca de 79.000 finalizadas, 14.500 más que el año anterior.
Nos encontramos por tanto ante un mercado estable, consolidado y a la vez en búsqueda de nuevos nichos de mercado como el sector industrial y las redes de calor, más allá del sector residencial y el sector terciario.
La Energía Solar Térmica es una tecnología madura y que funciona perfectamente, con un sector preparado para el desarrollo correcto de instalaciones. Contamos con proyectistas e instaladores con sobrada experiencia, y fabricantes con soluciones técnicas cada vez más sencillas, fiables y con menos necesidades de mantenimiento. Las instalaciones que se hacen actualmente funcionan perfectamente gracias a la experiencia adquirida durante 10 años de repercusión del CTE, las nuevas instalaciones se diseñan, se ejecutan y se mantienen de manera correcta, esto hace que los usuarios perciban ahorros muy importantes a nivel energético y económico.
Con respecto a Europa, España es uno de los países que más está contribuyendo a la mejora del mercado. Después de una década de bajo rendimiento, el mercado europeo de calor solar se recuperó en 2018 con un crecimiento del 8,4% en comparación con los resultados de 2017, según un barómetro de 2019 publicado por Eurobserv´ER´s, un consorcio especializado en monitorear el desarrollo de energía renovable en la Unión Europea.
Esto significa que el sector europeo está experimentando un ligero aumento. De hecho, se instalaron 2,208,681 metros cuadrados de paneles solares térmicos en los 28 estados miembros de la UE en 2018, en comparación con 2,037,324 m2 en 2017.
A finales de 2018, 53.453,638 m2 de captadores estaban operativos en los 28 Estados miembros de la UE a fines de 2018 (+ 2.4% en comparación con 2017).
Pese a las últimas cifras, el retraso en el crecimiento del mercado solar, incluso si continuara en 2019 y 2020, no será suficiente para que los países de la Unión Europea alcancen los objetivos que han establecido para 2020 (6,45 millones de toneladas equivalentes de petróleo), quedándonos en torno a los 2,6 Mtep en 2020.

Y concretamente, ¿cuál es la situación de las empresas españolas que operan en este mercado?
España sigue teniendo capacidad de fabricación y, por supuesto, de instalación al alcance de empresas pequeñas y medianas. De hecho, en España tenemos 5 fábricas de captadores solares térmicos con una capacidad aproximada de producción anual de 1.300.000 M2 (910 MW th), fabricando en 2019 206.675 M2 (un 1,5% más que en 2018), el 15% de su potencial, de los cuales 68.675 M2 se instalaron en España y 138.000 M2 se exportaron.
Cabe destacar por tanto la labor de las empresas fabricantes de captadores con fábrica en España, que han suministrado el 33% de los captadores instalados en España.
Por otra parte, se ha registrado un incremento en la actividad exportadora de las empresas fabricantes ubicadas en el estado español respecto del año anterior (+1%). El incremento de la actividad exportadora de los fabricantes de captadores solares es sin duda una buena noticia, en primer lugar, porque demuestra la competitividad de sus captadores, y en segundo lugar porque ello les permite seguir creciendo e innovando, diversificando riesgos al multiplicar la presencia de sus productos.

¿Qué evolución tuvo y cuáles fueron las cifras de mercado en 2019 y que esperan durante este año?
Según se desprende del estudio llevado a cabo por ASIT, a lo largo de 2019 se han instalado en España un total de 145 MWth (207.150 M2), lo cual implica un incremento del 1% respecto del resultado obtenido por el mismo estudio en 2018.
Unos resultados que nos llevan a superar la cifra de 3,15 GWth en el acumulado de potencia instalada en nuestro país, o lo que es lo mismo, más de 4,5 Mill de M2 instalados y en operación en España.
Caben destacarse los siguientes aspectos:
1) El ejercicio 2019 cierra con más de 106.000 viviendas iniciadas, 6.000 más que el año anterior, y cerca de 79.000 finalizadas, 14.500 más que el año anterior lo que se traducirá en un cambio de tendencia de la vivienda finalizada en 2020-2021 y de la potencia solar instalada.
2) El segmento de mercado del CTE ha crecido un 2% respecto a 2018 (182.300 M2 en 2019 vs 180.000 M2 en 2018), crecimiento en concordancia con el incremento de viviendas finalizadas en 2019 respecto al 2018.
3) Se mantiene el crecimiento en la actividad exportadora de las empresas fabricantes ubicadas en España respecto del año anterior (+1%).

En el escenario futuro la apuesta por las energías renovables es algo innegociable. ¿Imagino que, por tanto, serán optimistas sobre la evolución de la industria en el largo plazo?
Se espera que las soluciones de calefacción renovables desempeñen un papel prominente para lograr un escenario de 2050 descarbonizado. Esto no podría alcanzarse sin la energía solar térmica, que se espera que cubra al menos el 10% de la demanda de energía final para calefacción y refrigeración en Europa. El mercado en Europa está mostrando tendencias positivas y esta es la razón por la cual las soluciones con una alta fracción solar tienen un alto potencial sin explotar.
Hoy en día, el potencial de calefacción de distrito está subestimado y limitado en áreas con redes de gas natural. La calefacción urbana a base de energía solar es una solución innovadora y prometedora que puede ser más rentable que la calefacción urbana a base de gas. En particular, la energía solar térmica puede ser de gran ayuda para el alivio máximo de la estación cálida, cuando la mayor parte de la energía de la red se desperdicia, y cuando la energía solar térmica está en la máxima producción. La integración de la energía solar térmica con otras fuentes de calor a baja temperatura también será beneficiosa. Usando almacenamientos estacionales, la energía solar térmica también puede contribuir significativamente a la demanda de calor en el invierno.
Otra realidad creciente es la representada por el uso del calor solar para procesos industriales, que ya muestra buenos resultados, especialmente en sectores como la industria de alimentos y bebidas, donde las plantas más grandes de Europa crecieron desde 2 MW hasta 12 MW.
Entre las tendencias que influyen en el potencial de la tecnología solar térmica, la digitalización jugará un papel clave. Permitirá una mayor integración entre diferentes tecnologías y dispositivos, pero representará un desafío especialmente para las pequeñas y medianas empresas que caracterizan el sector de la energía solar térmica.
Se espera que el Internet de las cosas (IoT), la domótica y la integración general entre los dispositivos térmicos y de potencia tengan un gran impacto en hacer que las soluciones de red y fuera de la red sean más inteligentes.

¿Un panel solar térmico puede evolucionar más tecnológicamente para ser más eficiente?
Con rendimientos superiores al 70%, los captadores solares térmicos son el método más eficiente para generar más energía (calor) en el menor espacio, con contaminación cero e impacto nulo.  Los fabricantes están constantemente mejorando su eficiencia e innovando en sus diseños, haciéndolos más ligeros, mejorando su integración, y, si la aplicación lo requiere, concentrando su capacidad de captación para conseguir mayores temperaturas en menores espacios.

¿Qué aspectos normativos influyen más en la actividad de ASIT y de sus empresas asociadas?
En la actualidad la normativa que más nos afecta es el Código Técnico de la Edificación, y confiamos en que una modificación del CTE debe respetar las normativas existentes y asegurar que, para cumplir sus normas, se hará siempre utilizando la mejor de las tecnologías posibles para cada una de las instalaciones que tienen los edificios residenciales.
La solar térmica debe ser capaz de demostrar que es la mejor opción para el calentamiento del agua sanitaria. El concepto de edificio de consumo casi cero implica proyectar estos teniendo en cuenta aspectos de ahorro energético, junto con la integración de energías renovables. Respecto al primer aspecto, la reducción de consumo del propio edificio se puede lograr teniendo en cuenta aspectos arquitectónicos (aislamientos, orientación del edificio, etc.) cosa que implicaría reducciones de consumos tanto en climatización como en iluminación.
Sin embargo, no se pueden llevar a cabo acciones efectivas para conseguir la reducción de los consumos de agua caliente sanitaria, esto significa que el consumo energético del edificio para la generación de ACS va a pasar a ser uno de los mayores, sino el mayor, en los edificios del futuro. La inclusión de la energía solar térmica va a resultar fundamental para conseguir que realmente los consumos energéticos sean casi nulos, dado que se trata de una energía gratuita e inagotable, siendo, además, España un país privilegiado en este aspecto por la elevada radiación solar que recibe.

Por último, ahora se habla constantemente de economía circular. ¿Cómo contribuye ASIT a hacer posible la misma, no solo con la contribución del sol como energía, sino en el final del período útil del panel solar?
Actualmente, el consumo de energía primaria está jugando un rol muy importante en el desarrollo de normativa nivel europeo, fundamentalmente en las normativas de edificación. Sin embargo, en un futuro cercano el paradigma de la descarbonización del planeta debe implicar el uso de la huella de carbono de los diferentes equipos como magnitud de medida, convirtiéndose en el elemento diferenciador entre los diferentes productos y tecnologías.
Los sistemas solares térmicos son casi completamente reciclables y tienen un impacto muy bajo en el ciclo de vida. La solar térmica es una tecnología estratégica por reducir notablemente la Huella de Carbono en los sistemas de calefacción y ACS en comparación con otras tecnologías, dada la importancia de los objetivos de descarbonización
La energía solar térmica proporciona beneficios claros para las economías locales. Dado que el 90% de los productos disponibles en el mercado interno son de origen en la UE, esta solución permite la producción de energía local limpia, creando nuevos negocios, nuevos trabajos y reconversión de trabajos.

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus