Publicidad Publicidad

Artículos de empresas de climatización y saneamiento

Mejoras inmediatas para ahorrar energía en los edificios

por Por Camfil 12 de junio, 2020 Artículos técnicos comentarios Bookmark and Share
< Volver

Guía del Facility Manager de Camfil para elegir filtros de aire de bajo consumo energético para optimizar el rendimiento energético y la calidad del aire interior.

En un edificio comercial promedio, el 50% de la factura energética tiene como origen el sistema HVAC. El 30% de ese importe está directamente relacionado con el filtro de aire, sin embargo, el gasto originado por la filtración se pasa sustancial e invariablemente por alto.

La adquisición del filtro adecuado puede ser un gran beneficio para la estrategia de ahorro energético de una organización. Un filtro mal seleccionado puede conllevar un gasto extra de más de 500 euros al año. Los filtros de aire de bajo consumo energético suelen ahorrar un 30% en el consumo.

Desafío empresarial
Camfil ofrece productos para la filtración de aire de bajo consumo energético que proporcionan la más alta calidad de aire interior, con la menor pérdida de carga, proporcionando el mayor ahorro energético a los clientes, sin comprometer la calidad del aire.

La gestión, el mantenimiento y la adquisición de sistemas de filtración de aire eficaces pueden permitir a los gerentes ver rápidamente una reducción en las facturas. Las amortizaciones dentro de los presupuestos suelen ser inferiores a 3 meses.

La solución
Los filtros de aire están ocultos en varias salas dentro de la unidad de tratamiento de aire y contribuyen significativamente a la resistencia del motor del ventilador. A diferencia de otros componentes dentro del sistema de ventilación, los filtros de aire están diseñados para cambiarse, y por lo tanto no incide negativamente sobre los presupuestos si una instalación se actualiza con filtros de bajo consumo energético.

¿Gastarías un euro para ahorrar cinco o diez euros? Camfil puede demostrar cómo sus mejores filtros de aire reducirán el coste total de propiedad (TCO). Los filtros de bajo coste se obstruyen rápidamente, causando una mayor resistencia al flujo de aire, lo que da como resultado una penalización en el coste energético. Los filtros de aire Camfil capturan partículas y mantienen el flujo de aire adecuado entre dos y tres veces por encima que los filtros de bajo coste, y requieren cambios de filtro menos frecuentes. Menos filtros, menos mano de obra, menos desperdicio... Y mayor ahorro. ¿Cómo? Al seleccionar filtros diseñados para una menor resistencia a la vida útil media, la unidad HVAC no tiene que esforzarse tanto para extraer aire a través del sistema.

Identificamos los ahorros reales, evaluando los sistemas HVAC actuales utilizando nuestro software de Costes del Ciclo de Vida (LCC) que aprovecha más de 20 años de experiencia y análisis de datos. Podemos demostrar cómo los filtros de aire influyen directamente en el consumo de energía dentro de las unidades de tratamiento de aire que calientan, enfrían y limpian el aire en el edificio.

Se lo demostramos a los clientes mediante un informe gratuito de análisis de LCC. Nuestros evaluadores capacitados introducen la marca del filtro actual, el tipo de filtro, los parámetros de operación y los costes de filtro para generar un análisis personalizado. A continuación, cuantificamos el ahorro energético y las ventajas de los costes totales de propiedad, desde el cambio hasta la instalación de filtros de bajo consumo energético. Los filtros Camfil son una parte importante de un plan energético, una estrategia de ahorro de costes total y un compromiso con la sostenibilidad. En términos de instalación, estos filtros de aire de bajo consumo en el 90% de los casos pueden ajustarse en el marco existente, lo que significa que la amortización suele ser de 1 a 3 meses. En otros casos, es posible que sea necesario instalar un nuevo marco para los filtros y que la amortización se amplíe, pero siempre dentro de un período de 12 meses.

La colocación de filtros de aire de bajo consumo energético en los sistemas de aire acondicionado mejora la eficacia del sistema al mantener la eficacia de transferencia de calor de las bobinas de calefacción y refrigeración durante un período prolongado. Los filtros de aire de bajo consumo, como el filtro HiFlo M7 ePM1 60%, están diseñados para optimizar toda la superficie filtrante, creando así una menor pérdida de carga a través del filtro. Esto tiene un impacto directo en el motor del ventilador en términos de consumo de energía. A lo largo de la vida del filtro, la pérdida de carga aumenta debido a la carga de partículas en el filtro y consume más energía. Debido a que la pérdida de carga media del filtro de aire de bajo consumo energético descrito anteriormente es mucho menor que cualquier otro producto en el mercado, consume mucha menos energía. La estimación de posibles ahorros puede ser de hasta 300 euros por filtro o de 10p por KW/hora para optimizar cada filtro de eficacia ePM1 60% probado según BS EN ISO 16890:2016.

Personas con las que trabajamos
Trabajando con Ingenierías consultoras de servicios de construcción, nuestro Análisis de Costes del Ciclo de Vida (LCC) muestra que la optimización de la gestión del aire en edificios con aire acondicionado es, muy a menudo, la manera más rentable de lograr una eficiencia energética sin costes. El ahorro y los beneficios energéticos se logran y se mantienen para nuestros clientes en el Reino Unido y se identifican y verifican mediante nuestro software de Coste del Ciclo de Vida.

Nuestros filtros fueron instalados en el edificio más ecológico del mundo en Manchester. Los filtros se seleccionaron utilizando nuestro software LCC para garantizar unos costes mínimos de funcionamiento con una elevada eficacia de eliminación de partículas durante toda su vida útil. Este proceso de selección se realizó en conjunto con los Ingenieros de Diseño de este proyecto.

Ejemplo de ahorro energético
En un edificio típico, por ejemplo, un hotel, que contiene 20 unidades de tratamiento de aire (UTA´s) instaladas con 10 filtros en cada una (200 prefiltros y filtros secundarios), el ahorro energético puede ascender normalmente a 15.000 euros al año, cada año, simplemente mediante la actualización a filtros de aire de bajo consumo energético.

Otros ahorros incluyen

  • 50% tiempo de trabajo (solo se cambia la mitad de los filtros)
  • 50% gastos en residuos (solo se dispone de la mitad de filtros)
  • Casi 1 tonelada de CO2 por actualización.

Todos los casos prácticos se pueden encontrar en estos sectores:

  • Edificios Públicos y Comerciales
  • Alimentación y Bebidas
  • Turbinas de Gas
  • Ciencias de la Vida y Hospitales
  • Industrial y Fabricación
  • Filtración Molecular
  • Museos
  • Laboratorios y Bioseguridad
  • Universidades y Colegios

Sin comprometer la calidad del aire
La función de un filtro de aire en aplicaciones de aire acondicionado es la de limpiar el aire que respiramos a un niver prescrito (filtros de eficacia ePM1 60% según ISO 16890). Para lograr esto, el filtro de aire debe funcionar a un nivel específico a lo largo de su vida útil. Sólo los filtros que se fabrican con fibras finas pueden funcionar de manera fiable a este nivel, ya que los orificios interiores entre las fibras son más pequeños y atrapan partículas de tamaño inferior.

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus